(667)716-2553 directiva@mass.org.mx
Municipio Activo y Social

ACTUAL SISTEMA DE GOBIERNO

Los griegos en los tiempos antiguos solían preguntar al sabio Solón: «¿Cuál es la mejor Constitución?» Él solía contestar: «Decidme primero para qué pueblo y para qué época».

Charles DE GAULLE, 1946

I. PREOCUPACIONES RESPECTO AL SISTEMA DE GOBIERNO

A. Existe actualmente preocupación o profunda preocupación por diversos temas político-constitucionales en algunos sectores de la sociedad mexicana. Uno de ellos se refiere al sistema de gobierno: si de nuestro presente sistema presidencial debemos transitar a uno parlamentario. Es decir, existe la inquietud real de conocer si nuestro sistema presidencial es el más adecuado para el México de hoy y para el de los años venideros.

¿Por qué existe esta preocupación o inquietud? En mi opinión porque en las últimas décadas: a) el equilibrio de poderes se ha inclinado decidid amente en favor del Ejecutivo, b) el Poder Legislativo no ha ejercido muchas de sus facultades constitucionales, c) el presidente de la República ha realizado atribuciones meta constitucionales que lo convierten en la columna vertebral de todo el sistema político, d) los pesos y contrapesos constitucionales no han operado y, e) las libertades y derechos de los mexicanos han quedado en ocasiones a la discreción del Poder Ejecutivo.

Resolvamos esos y otros problemas con un cambio al sistema.

El mencionado profesor argentino nos recuerda ideas que son ciertas y muy extendidas: que el tipo de gobierno de un país no lo definen únicamente los preceptos constitucionales, sino que es necesario considerar también la «Constitución extrajurídica», la que se basa en prácticas, tradiciones culturales, actitudes y expectativas de los actores políticos, el sistema electoral y el régimen de los partidos políticos.

El eminente constitucionalista Jorge Reinaldo Vanossi nos alerta con su habitual agudeza que:

En los sistemas constitucionales hay una regla de oro subyacente, no necesariamente escrita pero que se infiere de la propia estructura de equilibrio que suponen los sistemas de democracia constitucional, según la cual a todo acrecentamiento del poder debe corresponder un vigoriza miento de los controles, un mejoramiento de las garantías y un acentuamiento de las responsabilidades. Dicho con otras palabras: a más poder más control, mejores garantías y superiores responsabilidades. Esta regla, que exige un correlato entre los problemas de dimensionamiento del poder y los problemas de calificación de las garantías que hacen al equilibrio de ese poder, está señalando la necesidad de una equivalencia que si se rompe altera la funcionalidad del sistema y ésta entra en una pendiente.

Es eso que los sociólogos llaman propiamente casos de anomia, en los cuales va gradualmente desapareciendo el marco de referencia, la sociedad se desencanta, se desmotiva, se desentiende. Hasta la suerte misma que pueda correr el sistema deja de interesarle y se termina en lo que los niños con su inocencia, pero con su gran y certera claridad dicen en dos palabras: todo vale. Es decir no hay ya marco de referencia o parámetro entre el bien y el mal, entre lo lícito y lo ilícito, entre lo permitido y lo prohibido. Estos son los procesos de des-legitimación que tienen por lo general un punto de arranque en el debilitamiento de los sistemas de garantías.

 

 

massf

No description. Please update your profile.

    CONTACTANOS

    Telefono: (667) 716-2553

    Correo:  directiva@mass.org.mx

    Slider